Convento de San Antonio

D. Iñigo López de Mendoza, II Conde de Tendilla y I Marqués de Mondéjar se trajo de Italia la licencia para establecer y fundar en su Villa de Mondéjar recién adquirida a los Reyes Católicos, el Convento de San Antonio. Levantado en 1489 para frailes Franciscanos observantes menores y de capacidad para 10 o 12 religiosos, en ocasiones hubo hasta 40 con residencia para todos y una magnifica iglesia.
En 1489 D. Iñigo ordena en su testamento dar al convento San Antonio todo lo necesario para sus ornamentos y celebraciones comenzando poco después su construcción y fundado luego por los marqueses de Mondéjar.
La construcción termina en 1508.
La traza de planos y construcción del convento debió estar dirigida por el arquitecto Lorenzo Vázquez de Segovia aunque Pedro Machuca pudo intervenir en algunos detalles de los decorados ornamentales al final de la obra. Se puede destacar la portada de entrada con medio punto casino spiele {RND_PHRASE} decorada con elementos puramente renacentistas. En su interior sobre la cabecera de buy non prescription viagra online la pared están incrustados 3 escudos orlados con corona de laurel: la Cruz de Jerusalén, título del Cardenal Mendoza, tío de don Iñigo, a su derecha el escudo de la casa de Mendoza y a su izquierda las armas de su segunda esposa, doña Francisca Pacheco, casino hija del marqués de Villena.  En el muro, en el centro del frontón, aparece la virgen con el Niño en brazos, artísticamente bella, elegante y suntuosa.
En 1979 se realizan obras de restauración y excavación en las que se encontraron tumbas y restos humanos detrás del claustro. Se limpió una gran cripta en el centro de la nave, sitio elegido probablemente como enterramiento por los Marqueses de Mondéjar y sus descendientes aunque sólo el II Marques fue sepultado en el Convento. Además también se enterraron personas de las grandes familias de Mondéjar y los alrededores hasta el s. XVIII.
En 1835 con la Ley de Desamortización de los Bienes de la Iglesia de Mendizábal el convento es abandonado por los frailes y sus tierras y posesiones subastadas.
En la actualidad sus ruinas son Monumento Nacional declaradas durante el reinado de Alfonso XIII en 1921.