Muralla

Se sabe que Mondéjar desde su repoblación estuvo circuida de murallas o cercas comprendiendo el gran valor estratégico del enclave.
La cerca de Mondéjar como casi todas las murallas de las ciudades de la época, tendría 4 puertas. Aún hasta el S. XX llegaron vestigios de 3 de estas puertas. La última la llamada “Arco de la Villa”, por la Villa de Almoguera, se derribó en los años 40 del S. XX para facilitar el paso del autobús de casino online viajeros, puesto que sus dimensiones no lo permitían.
D. Luís Hurtado de Mendoza, III Conde de Tendilla y II Marqués de Mondéjar realizaría la ampliación de la última muralla, coincidiendo ésta con algunas paredes de los jardines del Palacio Marquesal.  
En 1810 Mondéjar contaba con su muralla prácticamente completa, en años sucesivos sería progresivamente desmantelada para cubrir las necesidades o caprichos de los mondejanos para la ampliación de la población y construcción de nuevas edificaciones. Hoy día aún se ve parte de la ciclópea cintura de piedra y argamasa, íntegramente del antiguo palacio marquesal.